TEMORES DE MANCERA

Andrés Manuel

TEMORES DE MANCERA

El Jefe de Gobierno se encuentra en una encrucijada. Rumbo al 2018, difícilmente logrará evitar perder-perder.

Miguel Ángel Mancera quedó atrapado en su telaraña y el juego que hoy juega –por más que asome como posible candidato del Frente por México vía el PRD- apenas si le da para ver en cuál partida pierde menos.

Los escenarios para el Jefe de Gobierno pintan así:

1.-Si pierde la Ciudad de México y ésta cae en manos de Morena, es probable que Marcelo Ebrard y todos aquellos a quienes Mancera y su grupo afectaron, vuelvan por sus fueros y busquen incluso venganza.

Muy bien podrían perseguirlo y enviarlo hasta la cárcel.

2.-Si Mancera hace un acuerdo con Morena, saben a ciencia cierta que el Gobierno Federal se la cobraría y ni duda le cabe a su equipo que bien podrían ponerlo tras las rejas.

3.-Si no le cumple a los “caciques” –es decir, a los delegados y todos aquello grupos políticos que le han acompañado-, pierde sus territorios.

¿Qué camino le queda entonces a Miguel Ángel Mancera?   

Por lo pronto, cumplirle a Enrique Peña Nieto (y al PRI) el pacto que suscribieron desde principios del sexenio: Hacer lo posible por parar a Morena.

En ese marco se inscribe –y así lo entienden desde el Gobierno Federal- su candidatura por el PRD, con vistas, supuestamente, de convertirse en el candidato presidencial del Frente (PAN-PRD-Movimiento Ciudadano).

Si tal lance resultara y Mancera se convirtiera en el Candidato del Frente, el Jefe de Gobierno podría cumplir con dos de sus grandes objetivos: Aparecer en la boleta presidencial del 2018 y restarle a la vez votos a los morenos en la CDMX, vía la alianza del Frente junto con una muy probable alianza de facto con el PRI.

De hecho, hasta hace un par de semanas en eso venían trabajando desde las oficinas de Héctor Serrano y de la Secretaría de Gobernación: En una posible alianza de facto en la Ciudad de México, de Todos contra Morena (es decir, contra quien será su candidata, Claudia Sheinbaum).

Si no logra ser candidato del Frente, pero sí del PRD, Mancera le haría al Gobierno el servicio que esperan de él: Romper el Frente.

Y luego, como candidato presidencial del PRD, restarle algunos votos a López Obrador, mientras negocia su futuro con Peña y con Meade.

Sólo así Mancera podría conjurar los demonios que hoy le acechan. Y ya dio el primer paso en ese rumbo.

-0-

DESTAPE PANISTA TAMBIÉN.- Del lado de Acción Nacional no les cabe duda que ellos llevan mano en la candidatura presidencial. Lo han dicho en todos los tonos, desde el famoso “jefe” Diego Fernández de Cevallos hasta los más sencillos militantes del blanquiazul.

Pero entre más se dificulta el tejido del Frente por México, más complicada se ve la elección de su candidato en el PAN.

Y no faltan “destapes”. Ayer, por ejemplo, Carlos Medina Plascencia se pronunció a favor del senador Juan Carlos Romero Hicks, “persona honesta, con prestigio, emanada de la sociedad”, para la candidatura del Frente.

-0-

GEMAS: Obsequio del representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab: “La ONU-DH hace un llamado respetuoso al Senado de la República a no aprobar la Minuta con Proyecto de Decreto por el que se expide la Ley de Seguridad Interior”.

Dejar respuesta