Por unas elecciones internas incluyentes

Lectura

Por unas elecciones internas incluyentes

Llegó el momento, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) inicia la discusión para elegir al próximo candidato a la Presidencia de la República.  Es importante que el procedimiento de selección y los mecanismos para la “fase previa” fomenten la participación de la militancia priista y, sobre todo, incluyan a todas las fuerzas políticas que lo conforman.

El Consejo Político Nacional del PRI es el encargado de votar el procedimiento y los mecanismos para la elección de candidatos a la Presidencia, Diputaciones Federales y Senadurías. Y es el “Reglamento para la Elección de Dirigentes y Postulaciones de Candidatos” en el que se establecen las opciones institucionales entre las que se deben generar las propuestas y establecer acuerdos que fortalezcan la democracia interna del Partido y la unidad del mismo.

Uno los objetivos del proceso de elección de candidatos es: postular a ciudadanos que por su capacidad, honestidad, aceptación social, así como por su convicción ideológica y trabajo realizado, garanticen un buen desempeño público, cumpliendo con los principios y ética de la institución.

El procedimiento de “convención de delegados” es la opción propuesta. La elección se realiza entre delegados priistas de todo el país. La convención se conforma, en un 50 por ciento, con la participación de representantes de los Consejos políticos, sectores y organizaciones afines. El otro cincuenta por ciento son delegados elegidos por asambleas electorales territoriales.

Una vez definido el procedimiento, se deben elegir los mecanismos que faciliten acuerdos y favorezcan el consenso durante la etapa conocida como fase previa. Esta fase puede comprender uno o más de los siguientes mecanismos: realización de estudios mediante encuestas de opinión; celebración de debates; participación en talleres o seminarios; aplicación de exámenes y la presentación de los candidatos ante los consejos políticos, sectores, organizaciones y militantes.

Sin importar el procedimiento y los mecanismos del proceso de selección de candidatos, se debe asegurar la participación de la militancia. Esto blindará la elección con la unidad y el apoyo partidista. Es necesario motivar a la militancia y hacerla parte de la toma de decisiones, hacerla partícipe de los procesos democráticos internos. Para ganar el voto de la sociedad mexicana en las elecciones de 2018, primero hay que ganarlo entre militantes.

El PRI es un partido que ha sabido renovarse, organizarse y competir. El Partido ha sido participe en el desarrollo democrático de nuestro país y ha gobernado con eficacia. Es momento de mostrar esta madurez y responsabilidad histórica al escuchar las demandas de militantes, simpatizantes y de la misma sociedad, para construir en conjunto un proyecto de futuro que beneficie a México.

Dejar respuesta