Nuestra contribución al cambio climático

Nuestra contribución al cambio climático

Nuestra contribución al cambio climático

Marco A. Bernal

En las últimas semanas las emergencias por catástrofes naturales han afectado a miles de familias mexicanas. Esto no es una novedad, por más lamentable que sea. México es un país que por su situación geográfica, condiciones climáticas, orográficas e hidrológicas es vulnerable a los efectos del cambio climático.

El cambio climático global es una amenaza real que enfrenta el planeta y cada una de las personas que habitamos en él. El aumento de la temperatura, por pequeño que sea, afecta el ciclo del agua, altera la frecuencia de los fenómenos climatológicos normales y hace más catastróficos los desastres naturales. Lo anterior, afecta a las comunidades, cultivos y ecosistemas, al romper el equilibrio ecológico en el cual se sustenta la generación de vida en  la tierra.

De acuerdo a la información del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de México, cada uno de los tres últimos decenios ha sido sucesivamente más cálido en la superficie de la tierra que cualquier decenio anterior a 1850. La temperatura media global de la superficie terrestre y oceánica muestran un calentamiento de 0.85 grados centígrados entre los años de 1880 y 2012, lo que ha generado un mayor número de desastres naturales.

El impacto de los desastres naturales también se ha incrementado, provocando miles de víctimas y perdidas económicas cada año. Las causas de estos fenómenos están relacionadas con el desequilibrio de ecosistemas y la actividad humana, como: cambios de temperatura en océanos, que afectan ecosistemas marinos; deforestación de bosques, que reduce la diversidad que albergan; la formas en la que los humanos producimos alimentos, con la agricultura y la ganadería; reducción y contaminación de fuentes de agua dulce; las formas de producir, distribuir y consumir energía; entre otras.

El cambio climático es un proceso normal. Sin embargo, la actividad humana lo ha acelerado. La acumulación de gases de efecto invernadero en la atmosfera es lo que acelera el proceso. La actividad diaria que cada persona contribuye y por lo mismo es una responsabilidad de todos no seguir contaminando, a pesar que líderes políticos como Donald Trump se crucen de brazos.

Es importante ser consiente de cómo y cuánto contaminamos nuestro planeta. En la actualidad, las sociedades de consumo no concientizan cuánto contaminan. El cambio de hábitos y pensar en las consecuencias en el momento que decidimos comprar un producto o desplazarnos en automóvil a nuestros trabajos y hogares es importante para mitigar nuestra contribución al aceleramiento del cambio climático.

Dejar respuesta