Moon Jae-in y Kim Jong-un se reunieron para rescatar cumbre con Trump

Moon Jae-in y Kim Jong-un se reunieron para rescatar cumbre con Trump

Moon Jae-in, presidente de Corea del Sur, y el líder del Norte, Kim Jong-un, se han reunido este sábado por sorpresa y en secreto en la frontera para tratar la celebración de la cumbre entre el dirigente norteño y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Moon y Kim mantuvieron un encuentro, el segundo en un mes, de dos horas en la militarizada frontera entre los dos países, informó la oficina presidencial surcoreana en un comunicado.

“Los dos líderes intercambiaron opiniones amistosamente para implementar la declaración de Panmunjom del 27 de abril y lograr que se celebre con éxito una cumbre entre Corea del Norte y Estados Unidos”, explicó en el texto el portavoz presidencial, Yoon Young-chan.

“De acuerdo a los deseos de ambas partes, el presidente Moon anunciará los resultados de la reunión de hoy a las 10:00 hora local (01.00 GMT) del domingo”, añade.

El encuentro se produce apenas dos días después de que Trump anunciara súbitamente que cancelaba la cumbre para tratar con Kim el posible desmantelamiento de su programa nuclear, aunque ayer mismo el presidente estadounidense reculara diciendo que aún es posible celebrar la reunión el 12 de junio en Singapur como estaba previsto.

Los líderes de las dos Coreas, aún en guerra técnicamente, ya celebraron una primera cumbre el 27 de abril en la que firmaron una declaración en la que se comprometían a trabajar para lograr la “total desnuclearización” de la península coreana.

Según las fotos facilitadas por la oficina presidencial, en el encuentro que mantuvieron los dos líderes en la franja norte de la llamada Zona de Seguridad Conjunta (JSA) participaron además los respectivos jefes de inteligencia de ambos países, Suh Hoon (Sur) y Kim Yong-chol (Norte).

Otras fotografías muestran a los dos líderes saludándose con un abrazo y a Moon estrechando la mano de la hermana del líder, Kim Yo-jong, que también viajó con la comitiva norteña hasta la frontera.

Anteriormente, el viceministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Kim Kye Gwan, dijo que las recientes críticas de su país a ciertos funcionarios estadounidenses había sido en reacción a una retórica estadounidense desenfrenada y que el antagonismo actual muestra “la necesidad urgente” de que se celebre la cumbre.

“Su anuncio unilateral y repentino para cancelar la cumbre es algo inesperado para nosotros y no podemos sino lamentarlo mucho”, sostuvo Kim, quien agregó que Corea del Norte sigue abierto a resolver asuntos con Washington “independientemente de las formas, en cualquier momento”.

“Incluso esperábamos que lo que se describe como la ‘fórmula Trump’ ayudara a despejar las preocupaciones de ambos lados y cumplir con los requisitos de nuestra parte y fuera una forma prudente de efecto sustancial para resolver el problema”, dijo sin dar más detalles.

Corea del Norte había criticado duramente las sugerencias del asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, y del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, de que podría compartir el destino de Libia si no entrega rápidamente su arsenal nuclear.

El líder libio Muammar Gaddafi fue depuesto y asesinado por milicianos respaldados por la OTAN después de detener su incipiente programa nuclear.

Dejar respuesta