MIKEL Y LOS QUE DECLINARON

Andrés Manuel

MIKEL Y LOS QUE DECLINARON

La mayoría de los priistas rechazaron jugar por el Gobierno de la Ciudad de México porque consideran que es “una candidatura nacida para perder”

Ninguno de los priistas invocados –y convocados- originalmente le quiso entrar a jugársela por  la Ciudad de México: Ni José Narro Robles, ni Enrique de la Madrid, ni Claudia Ruiz Massieu (ni Aurelio Nuño, pero porque él ya está apalabrado para coordinar la campaña presidencial de José Antonio Meade)

Tampoco el ex priista Roberto Campa, a quien candidatean para cuanto puesto vacante hay.

La arena quedó desierta. Sin torero de prosapia que se atreviese a lidiar el toro más difícil para el PRI en el 2018: el bastión de la izquierda, hoy en manos de Morena.

En los tendidos del tricolor se escuchó decir: Tomaron la plaza…,¡pues es toda suya!

De los tres grandes amigos –Meade, José Antonio González (actualmente en Hacienda, sustituyendo precisamente a su tocayo) y Mikel Arriola– sólo quedaba el Director del Seguro Social para enfrentar el reto.

Y así ocurrió. Cuando se le comentó el motivo del llamado respondió:

“Es un altísimo honor que acepto y asumo con toda mi lealtad y energía. Me desempeñaré al máximo de capacidad para defender el proyecto de nación que abrazamos…”

Hombre de retos, Mikel –maratonista, jugador de Jai alai, de golf, que practicó el beisbol de chamaco y se dio el lujo de torear becerros sin matarlos- jamás a ha hecho campaña, ni se imaginaba siquiera disputando un cargo de elección popular.

Difícil encomienda para un hombre que aunque tiene dos maestrías –una en derecho y otra en políticas públicas de la London School y de la Universidad de Chicago- y el reconocimiento de ser un gran servidor público, nunca ha hecho política realmente.

Pero no quedó de otra para Meade (y el grupo que lo encumbró) ante el rechazo de las grandes figuras de ser utilizadas como “piezas de sacrificio” por ese grupo “altanero” (el de los tecnócratas encabezados por Luis Videgaray) que poco saben de agradecimientos.

Más allá del trasfondo político y de la razón de fondo –“esa candidatura está nacida para perder”-, cada uno de los que rechazaron la posible candidatura del PRI por la CDMX expuso distintas razones:

Campa se enteró por los periódicos que Eruviel Ávila lo candidateaba. Ni siquiera le preguntó antes si le gustaría. No aceptó.

Claudia dijo que a ella lo que le interesaba era ser senadora. Se hizo a un lado.

El doctor Narro agradeció la distinción pero prefirió quedarse donde está, en la Secretaría de Salud. Entre sus amigos comentó que a él le gustaba competir para ganar, no para perder.

Algo semejante adujo De la Madrid (o sería tal vez porque ya en 2003 sufrió la derrota cuando compitió por la delegación Álvaro Obregón). El caso es que tampoco se animó.

Ante los rechazos, en el grupo Meade se oyó decir: “En su salud lo hallarán…”

-0-

GEMAS: Propuesta de Dante Delgado para el Frente Ciudadano: Que la candidatura a la Presidencia de la República sea para el PAN; que el PRD abandere la contienda en la Ciudad de México y Miguel Ángel Mancera encabece la lista para el Senado.

Dejar respuesta