México 2-2 Alemania

México

México 2-2 Alemania

Actuación de bronce para la selección de oro, México Sub 23 debutó en el futbol varonil dentro de los Juegos Olímpicos Río 2016 con un empate 2-2 ante su similar de Alemania, con una actuación quizás por arriba de lo esperado, aunque con la amargura de no saber finiquitar al conjunto europeo.

Los dirigidos por Raúl Gutiérrez tuvieron en un palmo a la escuadra teutona, pero faltó el remate, un punto para debutar en la defensa de la medalla de oro de Londres 2012: el vaso medio lleno, o medio vacío.

El Tri juvenil apretó en todas las líneas desde los primeros minutos. Gutiérrez y Pizarro trabajaron horas extra para multiplicarse en mitad de la cancha, mientras que Alemania sufría para rebasar la media cancha. Apenas a los 28′, Alemania se vería obligada a realizar su primer cambio con la salida del lastimado Goretzka para dar entrada a Serge Gnabry, jugador que a la postre sería vital en el encuentro.

Hirving Lozano perdonaría la jugada más clara para los mexicanos a los 27′ al no saber definir ante la salida del portero Horn, el “Chuky” coquetearía con la villanía del encuentro cuando en el segundo tiempo, otra indecisión le hizo perderse lo que hubiera sido el tercer gol mexicano (para matar las aspiraciones europeas), a los 74′ el jugador de Pachuca titubeó en rematar ante una solitaria portería de primera intención y abandonó el campo 9 minutos después.

Todas las emociones se guardaron para el complemento, frenetismo, dramatismo, todos los calificativos posibles se ubicaron en la segunda parte, la presión mexicana tuvo recompensa en el gol de Oribe Peralta en jugada a balón parado a los 52′, el héroe de Londres 2012, el que anotó el último gol del Tri en Wembley anotaba el primero, ahora en la Arena Fonte Nova de Salvador Bahía, a poco más de 8 mil kilómetros de distancia de la capital británica, para redondear además una actuación completa, incluyendo sacrificio a la defensiva.

Gnabry empataría el marcador tras un pase filtrado que exhibió a Abella a los 58″, instantes después, Marco Bueno estrelló un cabezazo en el travesaño para que Rodolfo Pizarro estuviera atento al rebote y punteara el balón a la meta para devolverle rápidamente la ventaja al conjunto dirigido por Raúl Gutiérrez.

El Campeón Olímpico debió guardar la compostura en los momentos de apremio, cuando el encuentro era de ida y vuelta, y Gnabry era una auténtica pesadilla para la zaga mexicana. Montes se multiplicó en la defensa, aunque fue incapaz de evitar el empate, por conducto de Matthias Ginter, también en jugada a balón parado.

La fiesta de la juventud en Salvador, una exhibición física prácticamente inigualable, el agobio mexicano y la frialdad alemana de costumbre, nada nuevo, el Campeón olímpico debutó con un empate que hace ilusionarse por un lado, aunque deja dudas sobre el alcance que se podría tener en la justa olímpica, ¿repetir el oro? Es posible, pero hoy está frío en Río.

Dejar respuesta