LO QUE MARGARITA LE DIJO A SU EQUIPO

NI EL POLVO ME VAN A VER

Alhajero

Martha Anaya

La candidata le dio muchas vueltas a su despedida. Lo cierto es que los empresarios le retiraron su apoyo porque su candidatura no funcionó.

Se suponía que habría una cena. Que ahí en su casa de campaña, reunida con todo su equipo a las siete de la noche –antes de la trasmisión de Tercer Grado- Margarita Zavala les anunciaría la noticia que venía considerando desde hace tiempo.

Pero las cosas se salieron de control. La noticia de su abandono de la contienda presidencial reventó antes de lo que pensaba y no le quedó más que convocar a su gente y confirmarles lo que El Heraldo adelantaba ya en su primera plana: “Se va Margarita”.

Fue un triste y disperso soliloquio. Frases que pasaban por encima, que sonaban a tecnicismos y que eludían ingresar al fondo de la decisión:

“Razones que dan cuenta de la debilidad numérica de esta alternativa…”, “Sabíamos que había una falla estructural en términos de sistema…”, “Estoy obligada como líder a ver la realidad y a interpretarla completa…”, “Tengo que mirar al futuro, tengo que mirar la probabilidad…”

Un silencio profundo recibía aquel discurso de agradecimiento y despedida. Las emociones cruzaban de la tristeza al enojo y nuevamente a la tristeza y la decepción (muchos de ellos ya trabajaban pro bono, sin cobrar).

Entre una parrafada y otra, la candidata independiente daría algunas luces de los motivos profundos que la llevaron a abandonar la contienda a mitad de la campaña, a sólo 45 días de cruzar las boletas ante las urnas:

-Era importante reconocer lo que yo tenía de instrumentos materiales porque yo sabía que no podíamos seguir adelante… Las circunstancias no nos fueron favorables…

¿A qué se refería Margarita Zavala? No lo dijo ahí. Ni tampoco públicamente. Pero los propios empresarios se encargaron de circular la versión: Decidieron no apoyar más su candidatura porque simplemente no funcionó, no levantó.

Incluso intentaron convencerla de apoyar la candidatura de Ricardo Anaya y de que volviera a las filas de Acción Nacional (Por ello los ofrecimientos abiertos del queretano en los últimos días (En lo corrillos se cuenta ¡que hasta la Secretaría de Gobernación le ofrecieron!).

La ex panista no aceptó. De hecho, su preferencia está del lado de José Antonio Meade (al igual que Ernesto Cordero, Javier Lozano y buena parte de los calderonistas). Incluso lo dejó entrever así con su equipo en una de las partes finales de su despedida:

“No podemos ser tan egoístas o tan individualistas. Por eso decidí retirar la candidatura, para dejar libres a los ciudadanos, incluyéndolos a ustedes, a optar ahora sí por el menos malo, el menos corrupto, el menos autoritario”.

En fin, se despidió de ellos y de la candidatura independiente.

Felipe Calderón, su esposo, escribiría poco después un tuit con estas palabras: “Todo mi respeto, mi admiración y cariño para @Mzavalagc. Es una mujer valiente, de una enorme honestidad política, que siempre decide pensando en lo que es mejor para México. Hay mucho que hacer hacia delante.”

Para entonces, José Antonio Meade había también llevado a las redes una fotografía suya con Vicente Fox y esta leyenda: “Hoy me reuní con el expresidente @VicenteFoxQue en #CDMX. Siempre es grato y útil escuchar su punto de vista y consejo y, desde luego, me halaga y alegra saber que cuento con su apoyo para ser el próximo Presidente de la República #YoMero.”

-0-

GEMAS: Obsequio de Ildefonso Guajardo sobre la negociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos: “El genio se salió de la botella y no hay manera de volverlo a meter.”

Dejar respuesta