EN EL PAN, CABALLOS DE TROYA VS DOCTRINARIOS

AGITACIÓN

Anaya podría convertirse en el fiel de la balanza entre los grupos que pelean hoy por el PAN, en lugar de atropellar nuevamente al partido.

Cuando le da vueltas a quién, o quiénes, podrían llegar a conducir hoy en día los destinos del Partido Acción Nacional, Juan José Rodríguez Prats recuerda unas palabras de Manuel Gómez Morín: “No ambiciones lo que no mereces”.

Y es que, antes quienes han levantado la mano para presidir al PAN, o pueden terminar imponiéndose por razones indistintas, el presidente de la Comisión de Doctrina del blanquiazul advierte:

“El cargo requiere un perfil… Los interesados debieran preguntarse: ¿soy el indicado? Pero no hay reflexión ética…”

Mira a uno y otro lado y, como quien habla ante una fila de fantasmas, declara: “Ustedes no merecen al PAN”.

Para Rodríguez Prats, la batalla –la lucha interna- se está dando entre dos grupos: aquellos a los que él llama los “caballos de Troya” y los “doctrinarios”.

En el grupo de los Caballos de Troya incluye a las cabezas de distintos grupos:

-Al ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle –líderes de grupo por sí mismo- “porque tiene de panista lo que yo tengo de astronauta; ni siquiera pidió una tarjeta de los principios panistas”

-Al de Michoacán, Marko Cortés, coordinador de los diputados panistas –que representa el continuismo de Ricardo Anaya aunque él lo niegue-: hombre “gris, sin autoridad moral, sin dominio del discurso ni de la doctrina panista”,

-El ex senador chiapaneco Roberto Gil Zuarth, cercano a Felipe Calderón ymuy distante del proyecto anayista: “Es talentoso, pero lo mata su ambición y su deslealtad”, apunta su coterráneo.

-Y el senador colimense Jorge Luis Preciado, quien creció al amparo de Gustavo Madero, pero cuya fama deja mucho que desear: “Recordemos todo lo que afloró de él cuando fue candidato a gobernador en Colima”.

Del lado de los Doctrinarios –aquellos panistas tradicionales con cierta doctrina-, Rodríguez Prats anota para jugar la presidencia del PAN a Juan Carlos Romero Hicks, a Carlos Medina Plasencia, a Fernando Canales, a Ernesto Rufo y a Héctor Larios.

Desde su perspectiva, el guanajuatense Romero Hicks es quien mejor perfil tiene para dirigir al PAN. Sobre todo ahora, que tienen que reencontrar sus raíces y rehacerse ideológicamente.

Qué grupo gane, dependerá en buena medida de Ricardo Anaya:

Si se encapricha en dejar a Marko Cortés, en imponer a los coordinadores de las Cámaras y preservar su feudo, “va a seguir cavando su tumba”, sostiene el ex priista.

Anaya tiene poder, sostiene. Puede ser el fiel de la balanza entre los dos grupos. “Si apoya a Marko va a pagar un alto precio, se vería como una imposición y terminaría atropellando aún más al PAN. Sería un gravísimo error”.

-¿Desde su perspectiva, qué le pasó a Ricardo Anaya?

-A Ricardo lo trastornó la escaramuza del poder. Lo engulló la ambición. Se jugó el todo por el todo, con tal de sumar gente de afuera prefirió sacrificar a los suyos, y le faltó algo muy importante: calidad humana.

Ahora, concluye, la  tarea de Anaya es “darle viabilidad a la joven promesa que fue”; pero para ello tiene que recuperar “cierto respeto”, aunque ello implique perder influencia.

-0-

GEMAS: Obsequio de René Bejarano: “No pretendí ni pretendo ningún cargo (en el Gobierno de AMLO); ya tengo muchos cargos de conciencia como para tener más.”

Dejar respuesta