En Asia se gesta un revés al proteccionismo de EE.UU.

El proteccionismo y la estabilidad global

El proteccionismo de Estados Unidos está abriendo nuevas puertas para China. Los Ministros de Relaciones Exteriores de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) han manifestado su interés por alcanzar un acuerdo de libre comercio con China que excluya a EE.UU. Este interés se debe al temor por el impacto negativo que generaría una guerra comercial en sus economías. Un acuerdo más estrecho entre la comunidad China-ASEAN incrementaría la influencia china en la región y en el mundo.

La comunidad firmó un Tratado de Libre Comercio en 2010. Tratado que convirtió a China en el mayor socio comercial del  bloque, y a la ASEAN en el tercer mayor socio comercial de dicho país. El acuerdo fue actualizado entre los años 2014 y 2015. En esta modernización se establecieron los siguientes objetivos: aumentar el comercio bilateral a un billón de dolores para 2020, la promoción de las negociaciones de la Asociación Económica Integral Regional y de la Zona de Libre comercio de Asia-Pacífico.

Una nueva modernización del TLC mencionado es muy probable. Pues no sólo existen intereses económicos, los países miembros de la ASEAN tienen en China un aliado que mejoraría la cohesión grupal en la región ante el actual contexto internacional, que se ha caracterizado por la inestabilidad, a partir de la llegada de Trump a la presidencia de EE.UU.. China ha demostrado ser un socio con el que se puede dialogar, y ha mostrado su apoyo a favor de las causas de la Asociación en foros regionales y ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La profundización de las relaciones China-ASEAN podría ser el marco que favorezca  una mayor integración asiática, redefiniendo el papel político y geopolítico de China. El apoyo de los países miembros de la ASEAN (Malasia, Indonesia, Brunéi, Vietnam, Camboya, Laos, Birmania, Singapur, Tailandia y Filipinas) para establecer un enramado institucional que favorezca la industria, el comercio y la movilidad empresarial incrementaría, la influencia de China, superando a Japón, el actual país asiático con mayor peso regional, y, a su vez, reduciría la dependencia del bloque ante el modelo euroamericano de libre comercio, al utilizar un sistema propio de Asia: el regionalismo abierto.

Los países asiáticos nunca han mostrado entusiasmo con los proyectos de integración regional formal (modelo euroamericano). Han preferido un desarrollo más espontáneo y horizontal, la generación de acuerdos comerciales en la región siempre es precedida por la integración empresarial. Esta forma distinta de multilateralismo incluye grandes diferencias en el ámbito económico, social y político, y China se encuentra en la vanguardia. En este contexto, los países miembros del ASEAN y China podrían dar un revés a las políticas proteccionistas de EE.UU. y al orden económico-político a nivel global.

Dejar respuesta